• Horario ininterrumpido de 9:30 a 21:30 h

Compartir

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

¿Cómo nos afecta el bruxismo?

BRUXISMO-DESTACADA

Si alguien te ha dicho que oye como rechinas los dientes por la noche, si te levantas con dolores de cabeza, cervicales o en los músculos de la cara o si tienes un desgaste pronunciado de los dientes, es posible que padezcas bruxismo. ¡Te lo contamos todo en este artículo!

1. ¿Qué es el bruxismo?

El bruxismo se define como el acto de apretar, golpear o rechinar los dientes. Se considera un movimiento parafuncional de nuestra mandíbula, es decir, que no tiene ninguna función útil y se realiza de manera inconsciente.

La fuerza oclusal empleada cuando se produce el bruxismo se encuentra entre un 30-60% de la fuerza que utilizamos al masticar. El problema se encuentra en que este movimiento parafuncional de los dientes dura más que durante el acto funcional (cuando mordemos voluntariamente), por lo que al final emplea mayor fuerza en los dientes.

1.1 Grupos y tipos de bruxismo

Podemos identificar los siguientes tipos de bruxismo, atendiendo a diferentes variables:

  • Según el momento del día: El bruxismo se puede experimentar durante horas de vigilia (cuando estamos despiertos) o de sueño (cuando dormimos). Por lo general, el bruxismo diurno suele ser más suave que el bruxismo nocturno que se produce durante el sueño, el cual es más doloroso y sonoro.
  • Según la causa del bruxismo: Se denomina bruxismo primario o idiopático aquel que se produce sin causa aparente, mientras que el bruxismo secundario o iatrogénico es el que está asociado a problemas neurológicos, psiquiátricos, drogas o trastornos del sueño.
  • Según el movimiento mandibular: En este grupo encontramos el bruxismo céntrico (aquel que se produce contrayendo los músculos y apretando los dientes de manera continuada), el bruxismo excéntrico (es el asociado a rechinar o frotar los dientes mediante el movimiento de la mandíbula) o el mixto (combina ambos tipos).

2. Síntomas y causas del bruxismo

2.1 ¿Cómo se produce el bruxismo?

El bruxismo puede producirse por diferentes causas, las cuales hemos visto que no siempre se manifiestan de manera clara.

Debido a la falta de evidencia científica en muchas de ellas, el bruxismo se ha denominado “multifactorial”, ya que pueden intervenir diferentes factores en su aparición, los cuales podemos agrupar en factores periféricos y factores centrales:

  • Los factores periféricos o morfológicos se refieren a una mala oclusión dental o dientes desalineados. Aunque no es la causa de bruxismo más habitual, esto puede producir que los dientes choquen y producir dolores articulares (ATM).
  • Los factores centrales están relacionados con la actividad neuronal y se dividen en fisiopatológicos y psicológicos:
    1. Factores fisiopatológicos: El bruxismo del sueño está asociado a las alteraciones en la actividad neuronal que acaban provocando la actividad rítmica de los músculos masticatorios de manera involuntaria.  Para entender cómo funcionan estas alteraciones podemos resumirlo (de manera general) de la siguiente manera:

Nuestro sueño se divide en dos fases, la fase N-Rem (sueño tranquilo o reparador) que se divide a su vez en 4 etapas y la fase REM (sueño activo). El bruxismo nocturno aparece en la mayoría de los casos debido a “microdespertares” dentro de las etapas 1 y 2 de la fase N-REM (adormilamiento y sueño ligero) que se producen debido a estímulos endógenos (como la apnea del sueño y el reflujo gastroesofágico) o exógenos (como el alcohol, tabaquismo, drogas o factores psicosociales).

  • Factores psicológicos: El bruxismo se asocia también a factores psicosociales, los cuales mezclan varios aspectos psicológicos (como el estrés, la ansiedad, el estado de ánimo o las emociones) con otros aspectos socioculturales (como la satisfacción laboral, estado civil, nivel educacional, cultural, nivel económico, etc.). Este tipo de factores no están relacionados directamente como causantes del bruxismo, pero si como posibles agravantes.

Además, existen varias enfermedades que provocan bruxismo ya que, como parte de su naturaleza, alteran el sistema nervioso central. Estas enfermedades son:

  • Alzheimer
  • Síndrome de la tourrette
  • Síndrome de Rett
  • Parkinson

En la siguiente tabla podemos ver de manera resumida los diferentes tipos de bruxismo explicados anteriormente:

Tabla de medigraphic.com “Fisiopatología del bruxismo nocturno: Factores endógenos y exógenos”

2.2 ¿Cómo saber si tienes bruxismo?

Algunas personas no saben que son bruxistas, ya que puede realizarse de manera inconsciente. En la siguiente lista puedes comprobar si sufres algunos de los síntomas más comunes del bruxismo:

  • Dentales: Sensibilidad, atrición, fracturas, movilidad o rechinado.
  • Musculares: Hipertrofia, fatiga, tensión o dolor en los músculos maseteros.
  • Articulares (ATM): Ruido, dolor, alternación en los movimientos articulares o chasquido al abrir la boca.
  • Otros: Dolor de oído, dolor cervical, dolor en el cuello, imsomnio o somnolencia.

Es muy frecuente que, al compartir sueño con otra persona, ésta note el ruido al rechinar los dientes durante la noche. Cuantos menos síntomas experimentes de esta lista, más leve será el bruxismo. En caso de sufrir varios síntomas, lo mejor es buscar un tratamiento para el bruximo, de los que proponemos más abajo, para que reduzca sus efectos.

3. Efectos del bruxismo

Los efectos que produce el bruxismo dependen de diferentes variables, como por ejemplo la frecuencia o duración con la que se manifiesta, la fuerza utilizada en la masticación parafuncional o la propia adaptación de la persona

Las consecuencias del bruxismo son notables en:

  • Nuestros dientes: Debido a la presión y rechinamiento de los dientes, pueden producirse diferentes patologías como:

-Atrición: Lo más común es que el bruxismo provoque un desgaste de nuestros dientes, afectando a la pérdida del esmalte. A medida que éste se pierde, tenderán a tener un color amarillento y mayor sensibilidad al beber, comer o tocarse. En casos donde los dientes están muy desgastados, puede exponer al nervio y ser necesario realizar una endodoncia.

-Fracturas dentarias: Se manifiesta mayormente en la zona anterior de nuestra boca. El desgaste dental modifica el contacto en la mordida y una alta presión puede provocar fracturas dentales, sobre todo en prótesis dentales.

  • Nuestros tejidos: El bruxismo también se ha asociado al campo de la periodoncia. No es muy frecuente, pero en ocasiones puede afectar a:

-Ligamento periodontal: Ayuda a sostener el diente dentro de la encía, y en algunos estudios se ha asociado el bruxismo a un ensanchamiento de este ligamento.

-Recesión de encías: La presión ejercida sobre los dientes puede provocar una aceleración de las enfermedades periodontales, como la retracción de las encías.

  • Nuestros músculos: Las miopatías (daños en los músculos) pueden aparecer con el bruxismo. La presión y actividad de nuestros músculos meseteros puede provocar lesiones, hipertrofia de los músculos, contracciones dolorosas o hipersensibilidad en las bandas musculares.
  • Nuestras articulaciones: Nuestra articulación temporomandibular (ATM) puede verse dañada debido a la presión, provocando un trastorno que produce dolor continuo o chasquidos en la mandíbula al abrir la boca, hablar o masticar.
  • Nuestra salud: Los dolores, la tensión o el estrés puede acabar afectando a nuestra salud, ya que muchos bruxistas pueden experimentar dolores de cabeza (migrañas), cervicales, estrés, trastornos alimentarios o imsomnio, entre otros, los cuáles afectan directamente a nuestro bienestar.

4. Cómo tratar el bruxismo

Debido al número de factores que pueden agravar o provocarlo, es difícil diagnosticar un tratamiento para solucionar el bruxismo, ya que algunos pueden requerir desde estudios del sueño hasta técnicas de relajación para aliviar la tensión.

Lo primero es detectar si somos bruxistas evaluando los síntomas. Es un movimiento inconsciente que en algunos casos no reconocemos. Por eso la mejor opción es visitar al dentista para que pueda recomendarte el mejor tratamiento enfocado a aliviar los dolores y relajar nuestros dientes, músculos y articulaciones de la presión, atacando más las causas que el efecto final.

Algunas soluciones para evitar el bruxismo son:

  • Tratamientos de ortodoncia: Hemos visto que una mala oclusión puede provocar la aparición de bruxismo. Aunque no es lo más habitual, en ocasiones un tratamiento de ortodoncia puede corregir la mordida o realizar un avance mandibular, mejorando la respiración durante el sueño. Los ajustes oclusales también ayudarán a reducir las lesiones en la articulación temporomandibular.
  • Férulas dentales: Conocidas como férulas de descarga. Se trata de placas hechas a medida que cubren una arcada completa y ayudan a la relajación muscular. Las férulas de descarga no revierten el bruxismo, pero sí ayudan a reducir el tiempo que nuestros dientes ejercen presión, especialmente durante el sueño, reduciendo así el malestar.

Las personas que sufren apnea del sueño deben tener especial precaución con las férulas de relajación muscular. Esto es debido a que la apnea del sueño hace que las vías respiratorias se cierren durante la noche, y manda una señal al cuerpo para que la mandíbula avance y poder respirar mejor. Al tener una férula de descarga, la mandíbula puede mantenerse retraída y agravar los problemas de respiración. Para tratarlo, consulta los tratamientos para este trastorno del sueño.

  • Modificar los hábitos: Son varios los estímulos psicológicos que parecen estar relacionados con el bruxismo, al igual que otros hábitos como tabaquismo, alcohol, drogas, exceso de cafeína, etc.  Una de las soluciones para el bruxismo más frecuentes son las técnicas de relajación enfocadas a reducir el estrés y experimentar situaciones placenteras.  Liberar las tensiones emocionales a través de técnicas como el yoga, taichí o meditación te proporcionará beneficios físicos y psíquicos, mejorando la respuesta inmune de tu cuerpo, especialmente en casos de bruxismo diurno.
  • Ejercicios de relajación: Otra solución que podemos tomar es visitar un fisioterapeuta o profesional que realice ejercicios de relajación mandibular. Esto puede aliviar los dolores causados por la presión de los dientes y liberar la tensión acumulada en nuestros músculos y mandíbula.
  • Medicamentos: Se han probado medicamentos en algunos estudios inconcluyentes, donde parece tener efecto positivo a corto plazo pero con tendencia a empeorar a largo plazo, produciendo problemas en la tensión arterial. No es recomendable optar por esta solución salvo en casos clínicos extremos y con supervisión médica.
  • Botox: El uso del botox para el bruxismo sigue siendo un tema que genera controversia. La función de la toxina botulínica es paralizar el movimiento del músculo, evitando que se produzca en rechinamiento o presión de los dientes. Según expertos como la doctora Sonja Buvinic (Facultad de Odontología de la Universidad de Chile), paralizar la función del músculo puede influir en el deterioro a corto plazo del hueso conectado directamente con él. A nivel clínico, no está aprobado su uso en el sistema masticatorio, aunque este tratamiento sigue siendo una opción para quién decida hacérselo.

Como resumen a este punto, recordamos que no existe una solución única para el bruxismo. Las soluciones que mejor han funcionado en pacientes con bruxismo son las enfocadas a mejorar la calidad de sueño a través de unos hábitos saludables.

El uso de férulas de descarga no soluciona el bruxismo, pero, como hemos visto, ayudarán a descargar la tensión de los músculos y articulaciones que sufren durante el bruxismo del sueño.

4.1 ¿Cómo revertir los efectos de desgaste dental?

Ya conocemos tratamientos como la férula dental o mejora de hábitos que nos ayudan a frenar o reducir los efectos del bruxismo. Pero ¿qué pasa con los dientes ya desgastados?

En los casos de bruxismo, una de las cosas más afectadas es la articulación temporomandibular. Por eso la mejor solución para casos muy avanzados de bruxismo es (siempre después de realizar un diagnóstico preciso) recuperar la dimensión vertical de los dientes, eliminar la tonalidad amarilla debido a la pérdida de esmalte con blanqueamiento, y realizar unas carillas dentales a medida.

Es importante diseñar una férula de descarga adaptada a las carillas para evitar que los dientes choquen y se fracturen.

5. ¿Cómo afecta el bruxismo a los niños?

En los niños es común la presencia de movimientos parafuncionales de la boca, como puede ser la succión del dedo, morder los lápices, morderse la lengua o las mejillas, etc. 

El bruxismo en niños suele comenzar a partir de los 6 años, siendo más frecuente al acercarse a los 13 años, edad en la que los niveles de bruxismo se asemejan al de los adultos.

Los síntomas o efectos del bruxismo en niños son similares a los de los adultos al pasar este umbral de edad, provocando dolores musculares, desgaste dentario o dolor de cabeza, entre otros.

En cuanto a las causas del bruxismo en niños, puede estar relacionado con la respiración bucal, mal descanso, dormir boca abajo o trastornos del sueño, lo cual podría ser síntoma de la existencia de apnea del sueño.

A nivel psicológico, puede haber varios factores que influyan a la salud mental de los niños debido a cambios en su vida, como trastornos de conducta o problemas sociales y emocionales que hagan que los niños rechinen los dientes.

Los tratamientos más adecuados para el bruxismo en niños pasan por:

– Técnicas de relajación, evitando tratamientos invasores, fármacos o acciones clínicas.

– Uso de férulas de descarga hechas a medida.

– A través de ortodoncia y la supervisión del dentista en casos de maloclusión.

– Comprobar si existen trastornos de sueño.

6. Valoración

Sabemos lo molestos que son esos dolores que sentimos en la cabeza, en la mandíbula o en los dientes después de una noche rechinando y apretando los dientes. Realmente pasan factura en nuestro estado de ánimo e influyen negativamente en nuestro bienestar.

Por eso, desde la Clínica Susana Palma, recomendamos a las personas que sufran síntomas propios del bruxismo adoptar unos hábitos saludables en el estilo de vida, enfocados a liberar estrés y ansiedad.

En muchas ocasiones es complicado, como en problemas psicológicos, y requiere la intervención de profesionales. Lo mejor es dejar que los psicólogos, odontólogos y expertos te ayuden mediante tratamientos, técnicas o terapias y comprobar si hay mejoría. Es importante cuidar la calidad de sueño, ya que dormir es fundamental para que nuestro organismo se regule correctamente.

La férula de descarga es uno de los tratamientos más comunes en nuestra clínica, ya que ayuda a reducir muchos de los dolores provocados por el bruxismo.

Si sufres estos síntomas y buscas una clínica dental en Ciudad Real para solucionar tu bruxismo, puedes contactar con nosotros. Te realizamos una revisión gratuita para detectar los posibles efectos secundarios que ha producido el bruxismo y las mejores soluciones para conseguir reducir sus efectos negativos.


Teléfono de contacto: 926 21 24 20

Whatsapp de empresa: 667 54 14 76

Cita online: www.ortopalma.com

Jose Carlos

Jose Carlos

Abrir chat
1
Estás pensando en mejorar tu sonrisa, ¿verdad? 😀 Vamos a ayudarte, ¿Qué necesitas?
Powered by