• Horario ininterrumpido de 9:30 a 21:30 h

Compartir

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Sedación consciente inhalatoria contra el miedo al dentista

sedación consciente inhalatoria

Entre un 10-15% de la población mundial sufre miedo o fobia de visitar al dentista. Esto hace que la salud bucodental empeore con el tiempo y pueda generar un sentimiento de inseguridad y culpa que aumente el rechazo, entrando en un “círculo vicioso”.

Es importante cuidar la salud bucodental, por lo que existen algunas alternativas recomendadas a personas que sufran sensación de angustia o temor a realizarse tratamientos dentales. Una de ellas es la sensación consciente inhalatoria. Te contamos en qué consiste.

¿Qué es la sedación consciente inhalatoria?

La sedación consciente inhalatoria es un tipo de sedación moderada que consiste en una mezcla de oxígeno y óxido nitroso que el paciente respira a través de una máscara nasal, produciendo un estado de calma, tranquilidad y relajación muscular.

Este gas actúa como sedante y no como anestésico, por lo que el paciente es capaz de responder a las órdenes verbales del dentista mientras dure el efecto de la sedación. De este modo se pueden realizar intervenciones en boca de forma controlada sin que el paciente sufra ninguna molestia.

Una de las ventajas del óxido nitroso es que desaparece rápido del torrente sanguíneo, por lo que la recuperación es inmediata al finalizar el tratamiento, pudiendo realizar vida normal y sin “efecto resaca”.

¿Cuándo se debe aplicar la sedación consciente?

La sedación consciente es recomendada en personas de todas las edades que sufran miedo, ansiedad o fobia al dentista, así como en personas nerviosas.

En algunos casos, la odontofobia puede producir un fuerte rechazo a visitar un dentista reflejándose en serios problemas de salud bucodental en el futuro, además de modificar las planificaciones en algunos tratamientos.

Esta ansiedad o temor puede venir originada por diferentes causas, como por ejemplo:

  • Malas experiencias vividas en el dentista: Un gran número de personas con miedo o ansiedad a los tratamientos dentales han sufrido una experiencia negativa o traumática en el dentista, como por ejemplo un mal trato o una intervención dolorosa.

  • Temor a las agujas: En algunos casos es necesario aplicar anestesia localizada a través de una aguja, algo que no es nada agradable para algunas personas.

  • Inseguridad o pérdida de control: Muchas personas sufren una sensación de descontrol al sentarse en el sillón y abrir la boca, ya sea por vergüenza a enseñarla como por sentir agobio de no poder levantarse.

  • Influencia del entorno: Otro de los motivos asociados a la aparición de miedo dental es la influencia de familiares o amigos en un denominado “contagio emocional”, donde puede transmitirse ese miedo entre individuos.

En muchas ocasiones, las personas visitan la consulta dental cuando las patologías están muy avanzadas, por lo que se necesitan tratamientos restauradores más caros y complejos. Por ello, es muy importante la prevención.

Riesgos de la sedación consciente inhalatoria

Como todos los actos médicos, pueden producirse riesgos si la sedación no se controla de manera adecuada.

El profesional que aplica la sedación se encarga de realizar una evaluación médica a los pacientes antes de administrar el gas. Durante el tratamiento, el profesional lleva a cabo una monitorización donde se controla:

  • Respuesta del paciente a estímulos verbales y físicos
  • Frecuencia respiratoria y cardiaca estables
  • Ajuste de la proporción de gases para cada persona.

El centro donde se realice la sedación debe contar con una infraestructura y equipos adecuados para responder ante una situación de emergencia.

Sedación consciente en niños

Como hemos visto, este tipo de sedación moderada puede ser utilizada en pacientes de todas las edades. En el caso de los niños, es posible que sientan miedo al dentista producido por el temor a lo desconocido.

La sedación inhalatoria en niños se acepta a partir de los 4 años de edad. Sin embargo, no está indicada para niños que sufran problemas respiratorios, por lo que es importante que se realice una evaluación médica previa.

Lo mejor para combatir la ansiedad o fobia al dentista en niños es disponer de un espacio adaptado a producir una respuesta cognitiva positiva, con una decoración agradable, juegos y una comunicación adecuada con su dentista. También es importante crear buenos hábitos de higiene bucodental y mantener las revisiones para evaluar la salud dental regularmente.

Como hemos visto en este artículo, la sedación consciente moderada administrada a través de una máscara nasal se convierte en una buena alternativa para aquellas personas con dificultades para visitar una consulta dental. De esta manera, la experiencia será muy distinta y se podrán realizar las intervenciones indicadas para mantener una buena salud bucodental, desde tratamientos sencillos a más complejos.

Antes de decidirte, comprueba que la clínica dental dispone de todos los medios y equipos para realizar esta intervención, así como de profesionales cualificados que cumplan con rigor todos los pasos de monitorización durante el proceso y que puedan responder ante posibles situaciones de emergencia.

Abrir chat
1
Estás pensando en mejorar tu sonrisa, ¿verdad? 😀 Vamos a ayudarte, ¿Qué necesitas?
Powered by